Eso de sentir, pensar, escribir…

¿Cuándo estás? ¿Cómo estás? Me pregunto si en verdad aún tenés tiempo para mí. Para escuchar otra vez cuánto me arrepiento. Y el silencio -ésa maldita ausencia- todavía espera aquí… junto a mí. No sé si puedo, no sé si debo, pero siento -duele cómo te siento- que te alejás y te vas de aquí.

Y si es que vuelvo a encontrarte en algún sueño, prometo aferrarme a ti. Para ya no dejarte ir, para no volver a extrañarte de nuevo… pero no entiendo, y te escribo hojas. Y no aprendo más, me pierdo en tus ojos siempre… y me cuelgo hablándote de música, y en el fondo -siempre en el fondo- siento esa necesidad de verte sonreír. Porque una noche lo entendí: una -tan solo una- de tus sonrisas es suficiente. Y si… “aceptamos el amor que creemos merecer“.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s