Asalto precario

Como si pudiera asaltaría tu intimidad para tomarte por sorpresa y hacerte entender muchas cosas. Hagamos de lo viejo algo nuevo, novedoso, eso que no conocés y que vas a amar. Te aseguro que vas a encontrar la manera de alejarte, por eso voy a esperarte entre las sombras de tu cuarto. Acechando, observando, aguantando hasta que sea el momento adecuado.

Son rumores que escucho en todos lados. Versiones erradas de lo mismo, una y otra vez el mismo error, lo sé. Lo que falta, lo que nos sobra. La necesidad de entregarte todo.

Entre tus sábanas, juntos en el cielo o en el suelo. Es el rubor en tu rostro, es como ardemos aquí en mi pecho. Es tu espasmo que empieza en el cuello y se deja caer, una caricia mía que estira el delirio de tus sueños para que puedas entregarte y disfutar de todo esto. Como si no nos importase, como si lo hubiese planeado, como si lo estuvieses esperando. Nos miramos a los ojos para terminar juntos el viaje, para que continuemos con esto que no puede ser…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s